Castilla y León de cine

Castilla y León, formada por nueve provincias, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora, es una de las demarcaciones regionales más extensa de Europa, que destaca por su riqueza cultural, patrimonial, etnográfica y medioambiental. Gracias a su gran patrimonio histórico, su variedad paisajística y la belleza de sus tradiciones, Castilla y León es un escenario idóneo para rodar. Una amplia gama de localidades del mundo rural, junto con modernas ciudades, ha convertido a la comunidad en un gran plató de cine y escenario único en el que desarrollar historias sobre cualquier época.

Las primeras producciones conocidas que tuvieron relación directa con Castilla y León fueron realizadas en torno al año 1910, aunque el primer título documentado, hoy desaparecido, es Las lavanderas del Tormes, rodado por Augusto Márquez, que data de 1897. Vale la pena mencionar que, gracias a ese realizador y sus máquinas, llegó a Salamanca «la primera presentación del célebre Cinematógrafo Lumière o la Fotografía animada», que tuvo lugar en el Teatro del Liceo el 9 de diciembre de 1897, antes de que se cumplieran dos años desde la primera proyección mundial de la película La salida de la fábrica Lumière en Lyon, que tuvo lugar en París.

Casi treinta años más tarde, en diferentes escenarios de Valladollid yprovincia, como Tordesillas, José Buchs Echeandía rodó Pilar Guerra(1926), una de las primeras películas españolas, cuyo hilo conductor gira alrededor de una historia amorosa entre una maestra del pueblo (María Antonieta Monterreal) y el hijo del alcalde, interpretado por Juan de Orduña. El entonces actor y después también director volvió a Valladolid en 1948 para dirigir Locura de amor,un drama romántico basado en la obra de Manuel Tamayo, que narra los episodios de celos de Juana la Loca (Aurora Bautista), hija de los Reyes Católicos y esposa del príncipe Felipe el Hermoso (Fernando Rey). En 2001 Vicente Aranda retomó la obra de Tamayo para realizar su Juana la Loca. Parte del rodaje se realizó en Burgos, León y Tordesillas. Pilar López de Ayala fuegalardonada con el premio Goya 2002 a la mejor actriz protagonista por el papel de la reina de Castilla.

Las provincias de Castilla y León han sido escenario de numerosas películas, entre las que encontramos largometrajesde losmás conocidos de la historia del cine, interpretados por estrellas universales dirigidos por grandes maestros.

En 1961 los productores Samuel Bronston, Jaime Prades y Michał Waszyński contrataron a Anthony Mann para trasladar a la gran pantalla la vida del guerrero castellano Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid. Interpretado por Charlton Heston y acompañado por Sofía Loren en el papel de Jimena Díaz, su esposa. La película italoestadounidense fue rodada en varios puntos de España, entre otros Ávila, Burgos, León y Torrelobatón (Valladolid).

No es posible pensar en las grandes producciones internacionales realizadas en España en los años sesenta del siglo pasado, sin destacar la figura del productor Samuel Bronston, quien tuvo mucho apoyo de Francisco Franco, ya que su sueño fue que Hollywood rodara en su país. Franco declaró El Cid «película de interés nacional», una categoría hasta entonces reservada a cintas nacionales, y puso a disposición de Bronston todo lo que necesitara, dándole permiso para rodar en los más de 1.500 castillos y ciudades amuralladas de España. El productor disponía también de miles de extras provenientes del ejército, así como caballos del estado.

Aunque en el rodaje no le faltó nada a nadie, nadie soportaba a nadie. Charlton Heston no quería que le dirigiera Anthony Mann y se enfadó con Sofía Loren. Sofía Loren discutió con Heston y con Bronston, que estuvo a punto de romper el contrato con ella y sustituirla por Sara Montiel, lo que finalmente no sucedió.

A pesar de los roces, el filme tuvo tres candidaturas al Óscar: por la mejor música, por la mejor canción El halcón y la paloma (The Falcon and the Dove) y por la mejor dirección artística. El Cid es una de las películas favoritas de Martin Scorsese, que la considera «una de las más grandes películas épicas jamás creadas». Gracias al director, la obra se restauró y reestrenó en 1993.

Tres años más tarde Samuel Bronston contrató a Anthony Mann de nuevo para para que dirigiera una superproducción estadounidense, La caída del Imperio romano. La película se rodó en la ciudad de Madrid y su provincia, Valencia, Sagunto yla Sierra de Guadarrama, la Pedriza y la Granja de San Ildefonso en Segovia, y una vez más contó con la participación de Sofía Loren a la que acompañaron Stephen Boyd, Alec Guiness y Omar Sharif, entre otros.

En 1964 la carrera de Samuel Bronston, que había parecido imparable, se vio interrumpida por el coste de la construcción de sus estudios en Madrid y el fracaso comercial de La caída del Imperio romano. El productor tuvo que declararse en bancarrota en Estados Unidos, reconociendo una deuda de 5,6 millones de dólares. Su otra empresa, Bronston Distributors, Inc. debía otros 6,75 millones de dólares. El productor consiguió terminar El fabuloso mundo del circo con John Wayne, Claudia Cardinale y Rita Hayworth, y después logró producir tres filmes más, entre ellos Pampa salvaje con Robert Taylor y Fort Saganne con Gérard Depardieu y Catherine Deneuve.

Samuel Bronston murió en 1994 a los 85 años y fue enterrado en el municipio madrileño de Las Rozas de Madrid, donde años antes había construido sus famosos estudios. Tuvo una hija, Andrea Bronston, que trabajó durante años como corista de Camilo Sesto, y sigue en activo como cantante, actriz de doblaje y locutora en Madrid.

Un año después del fracaso de La caída del Imperio romano llegó el éxito de Doctor Zhivago, producida por Carlo Ponti, dirigida por David Lean, y protagonizada por Omar Sharif acompañado por Julie Christie, Geraldine Chaplin, Tom Courtenay y Alec Guinness. La película obtuvo cinco premios Óscar y fue nominada a otros cinco. Además, fue galardonada con cinco premios Globo de Oro.

El libro de Boris Pasternak en el que está basada la película cinematográfica, fue prohibido en la Unión Soviética, por lo que su filmación allí resultaba imposible. La experiencia de Lean en haber rodado una parte de Lawrence de Arabia en España, y la garantía de nieve en algunas partes del país, le llevó a escoger España el como lugar principal del rodaje, pero las previsiones meteorológicas fracasaron y el equipo encontró uno de los inviernos más cálido de España sin rastro de nieve. La única solución fue utilizar nieve artificial. La película se rodó en diez meses. Moscú se construyó en Madrid. El «palacio de hielo» fue filmado en Soria. Muchos exteriores fueron rodados, simulando Siberia, en la Sierra de Soria y en la zona de la presa de Aldeávila, en Salamanca. Algunas de las escenas de invierno se filmaron en verano con temperaturas cálidas, a veces de hasta 25°C. A pesar de las perturbaciones, Doctor Zhivago fue durante décadas una de las películas más populares entre los espectadores.

Aunque el parque temático Oasys MiniHollywood en el desierto de Tabernas en Almería ha sido el escenario de rodaje de muchas de las películas del Oeste más icónicas de la historia del cine, por ejemplo, parte de El bueno, el malo y el feo (1966), la tercera y última película de la llamada Trilogía del dólar, precedida por Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965), dirigida por Sergio Leone, protagonizada por Clint Eastwood,yconsiderada una de las mejores películas de la historia, se rodó no solo en Almería, sino también en Madrid, Granada y Castilla y León. Cuatro escenarios se filmaron en Burgos. En el Monasterio de San Pedro de Arlanza se rodaron los interiores de la Misión de San Antonio, el Campamento de Beterville fue construido en las inmediaciones de Carazo, el Puente de Langston fue construido sobre el Río Arlanza en Hortigüela, a pocos kilómetros del Monasterio de San Pedro de Arlanza. Además, la escena final del filme, en la que los tres actores principales se baten en duelo y que se desarrolla en el Cementerio de Sad Hill, se encuentra en el término municipal de Santo Domingo de Silos, cerca de Contreras.

Desgraciadamente no tenemos mucho espacio aquí para hablar sobre todas las obras cinematográficas rodadas en Castilla y León, por eso voy a mencionar solo algunas, como:

  • El espíritu de la Colmena (1973) de Víctor Erice, protagonizada por Fernando Fernán Gómez y rodada en la provincia de Segovia.
  • La prima Angélica (1973) de Carlos Saura con José Luis López Vázquez, Fernando Delgado y Lina Canalejas, galardonada con el premio del jurado del Festival de Cannes, se rodó en Segovia.
  • Robin y Marian (1976), de Richard Lester, protagonizada por Sean Connery y Audrey Hepburn, sobre las aventuras de Robin Hood. Durante los primeros minutos de película, el castillo sitiado que se ve, es el Castillo de Villalonso, en Zamora.
  • Conan, el bárbaro (1982), de John Milius, protagonizada por Arnold Schwarzenegger, y con Jorge Sanz como Conan niño, con algunos exteriores rodados en Segovia y Ávila.
  • Tres palabras (1993), de Antonio Giménez Rico, protagonizada por Maribel Verdú y Fernando Guillén y rodada en la provincia de Burgos.
  • Canción de cuna (1994), de José Luis Garci, rodada en los Monasterios de Santo Domingo de Silos y de Nuestra Señora de la Vid (Burgos). El filme ganó 5 premios Goya.
  • El reino de los cielos (2005), de Ridley Scott, que eligió para rodar algunos escenarios en Ávila y Segovia, entre otras ciudades españolas.
  • El laberinto del Fauno (2006), de Guillermo del Toro, que se rodó en los pinares de El Espinar (Segovia) .
  • Celda 2011 (2009), de Daniel Monzón, rodada en la antigua prisión abandonada de Zamora, situada a las afueras de la ciudad, en la carretera de Almaraz de Duero. La película fue galardonada con siete premios Goya.
Karra Elejalde, Mientras dure la guerra

Y, finalmente, Mientras dure la guerra (2019), de Alejandro Amenábar,con los extraordinarios papeles de Karra Elejalde y Eduard Fernández, ganadora de cinco Premios Goya 2020, rodada en Salamanca, que hemos elegido para la inauguración de la 20ª Semana de Cine Español en Polonia.

Agnieszka Drewno